martes, 3 de agosto de 2010

Remedios mágicos para dominar a tu marido



Chicas, olvídense del toloache. Esa vieja pócima para el amor es cosa del pasado. Sólo en la época de nuestras abuelas alguien podría tener tiempo para esos menesteres. Salir en busca de la planta exótica, ponerla a hervir, agregar quién sabe qué otro menjurje... Por fortuna, eso se acabó. El nuevo producto milagroso para tener perdidamente enamorado a tu chico está aquí, a un frasquito de distancia.

La etiqueta del producto lo deja muy claro: "La mujer que lo consuma diariamente con mucha devoción tendrá a su hombre atento a cumplir todas sus necesidades, deseos y caprichos; será un amante fiel (usted no necesariamente), un padre irreprochable y si aún no están casados le dará el anillo con sólo desearlo. ¡No más salidas con sus amigotes, ni ver el fut. No más 'si mi amor yo luego lo arreglo'. De ahora en adelante usted tendrá todo el tiempo el control de la tele y decidirá la ruta al manejar".

El único efecto secundario de este producto maravilloso es que las letras pequeñas aclaran que en realidad se trata de una gran broma. El frasquito sólo contiene dulces a granel con etiquetas "dicharacheras", diría mi abuela. Pero bueno, les confieso que yo, como ustedes, me la creí todita y ya me había emocionado. ¿A poco no estaría bueno que Schering-Plough o Pfizer se pusieran a trabajar para sacar este producto al mercado y satisfacer esta urgente necesidad de nuestra sociedad? Ja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada